La plusvalía municipal, un impuesto que se desmorona

Reproducimos un artículo publicado en Voz Pópuli sobre la plusvalía municipal. Descubre qué es y de que forma lo aplican los ayuntamientos. 

Artículo escrito por Jesús Sabtidrian y publicado en Voz Pópuli el 8/12/2019

 

El pasado 31 de octubre el Tribunal Constitucional (TC) dictó una Sentencia resolviendo de forma novedosa un caso de Plusvalía Municipal. Esta Sentencia es una más entre las que está dictando el propio TC y también el Tribunal Supremo.  Y el Constitucional tiene alguna más pendiente. Entre todos se está montando un embrollo mayúsculo. Y todo por un Impuesto que no tiene un pase. Vamos a intentar aclarar esto.

¿Qué es la plusvalía municipal?

Es un impuesto municipal, cuyo nombre técnico es Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. Para abreviar, lo llamamos Plusvalía Municipal, PM. Es un impuesto antiguo, regulado por la Ley de Haciendas Locales, y su establecimiento es potestativo de cada Ayuntamiento. Como no podía ser de otra forma, todos los Ayuntamientos importantes lo han establecido, con algunas diferencias de matiz. La recaudación anual total por la PM (datos de 2015) fue 2.625 millones de euros.

La PM grava el incremento de valor correspondiente al suelo urbano, no a la construcción. Se basa en la participación de la comunidad en las plusvalías que genera la acción urbanística de los ayuntamientos. Ese incremento de valor se manifiesta cuando el inmueble (piso, chalet, local comercial) se transmite, sea a título oneroso (compraventa) o a título gratuito (herencia o donación). El obligado a pagarlo es el vendedor en el primer caso y el adquirente en el segundo. El palo es desagradable cuando se vende y siniestro cuando se hereda.

¿Cómo se calcula el incremento de valor?

La PM pretende hacer tributar el incremento de valor del suelo durante el período de tiempo transcurrido entre la adquisición y la transmisión. ¿Cómo se calcula ese incremento del valor del suelo? Aquí empiezan las atrabiliarias características de la PM. Para empezar, se toma el valor del suelo que figura en el último recibo del IBI (he visto recibos donde no figura). El valor del suelo depende de la proporción suelo/construcción; aproximadamente es un 70% del valor catastral total. Pues bien y ojo al dato: se entiende que el valor del suelo se ha incrementado a razón de una media de un 3% anual durante los años transcurridos entre la adquisición y la transmisión. Este 3% de media se basa simplemente en que le ha dado la gana al legislador establecerlo así. El período máximo de cómputo es 20 años. Calculado el incremento de valor con esa depurada técnica, se le aplica un tipo de gravamen del 30% y de ahí sale la cuota a pagar.

Cada ayuntamiento establece reglas especiales

Dentro de ese esquema general, cada ayuntamiento establece reglas especiales. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Barcelonagradúa el 3% en función de los años de tenencia disminuyéndolo conforme aumentan los años: hasta 5 años es el 3,7%; entre 15 y 20 años es el 2,8%. Por el contrario, el Ayuntamiento de Madrid gradúa el 3% en sentido contrario, de modo que lo aumenta conforme aumenta el período: para 5 años es el 2%; para 20 o más es el 3%. Estas diferencias despojan al impuesto de la más mínima racionalidad.

Hay bonificaciones en la cuota para el caso de adquisición por herencia de la vivienda habitual o de un local de actividad empresarial o profesional. En Barcelona la bonificación es del 95%. En Madrid la bonificación es variable: si el valor del suelo supera los 138.000 euros sólo hay un 15% de bonificación.

Por ejemplo: supongamos un piso en Barcelona con un valor catastral del suelo de 120.000 euros. Se vende 22 años después de adquirirlo. El incremento de valor del suelo es 2,8%x20x 120.000 = 67.200 euros (20 años es el máximo). Y el vendedor del piso deberá pagar por la PM el 30% sobre 67.200 = 20.160 euros. Lo mismo tiene que pagar un heredero por ese piso si no es vivienda habitual. Es una buena colleja.

Como vemos, todo el Impuesto es una pura ficción y está basado en criterios peregrinos: primero, no se tiene en cuenta para nada el precio real de adquisición y el precio real de transmisión. Segundo, hay incremento de valor siempre, aunque la venta sea ruinosa. Tercero, ese incremento de valor se calcula a ojo de buen cubero en un 3% anual. Olé. Está claro que se trata sólo de sacar dinero como sea.

Llega la crisis: la plusvalía municipal patas arriba

Tuvo que venir la crisis de 2008 para que se pusiese de manifiesto el despropósito de la PM. Cuando un ciudadano vende (es un ejemplo) en 2011 por 130.000 euros un piso que cuatro años antes le ha costado 200.000 euros y, para más inri, recibe la liquidación de la PM del Ayuntamiento, en la que le dicen que ha tenido un incremento de valor del suelo, se sube por las paredes. Lógico. Así, tras un largo recorrido judicial, se dictó la Sentencia del Tribunal Constitucional  de 11 de mayo de 2017. En esa Sentencia, resolviendo un caso de transmisión con pérdida real, el Tribunal declaró la inconstitucionalidad de varios preceptos de la Ley de Haciendas Locales en cuanto que exigían tributar por la PM incluso en tal caso.

Esta Sentencia generó gran euforia porque la declaración de inconstitucionalidad de tales preceptos llevó a mucha gente a pensar que la PM estaba prácticamente muerta. Fue el Tribunal Supremo quien, en su Sentencia de 9 de julio de 2018, aguó la fiesta, recordando: que el TC había dicho que la PM no es contraria a la Constitución; que se puede gravar la capacidad económica, real o potencial, y cuantificarla conforme a criterios objetivos (o sea, no reales); que lo que no se puede hacer es gravar una renta irreal. En consecuencia, no procedía en modo alguno declarar la nulidad de las liquidaciones por la PM ni debían los ayuntamientos rectificar de oficio ninguna liquidación. La inconstitucionalidad de los preceptos de la Ley de Haciendas Locales era parcial y sólo afectaba a los casos de transmisión con pérdida. Y debían ser los contribuyentes quienes caso a caso probasen la inexistencia de ganancia real y solicitasen dicha devolución o la no liquidación de la PM.

Rifirrafe entre el Constitucional y el Supremo

Meter criterios de realidad en un impuesto como la PM, que es esencialmente surrealista, tenía que generar más conflictos. Así, el Tribunal Supremo, en su Sentencia de 12 de marzo de 2019, dijo que las reglas para determinar si ha habido o no incremento a efectos de la PM no tienen nada que ver con las reglas para determinar si ha habido o no ganancia a efectos del IRPF o Sociedades. Y así, para saber si ha habido o no incremento a efectos de la PM y cumplir lo que dice el Constitucional, lo que hay que hacer es comparar el valor de transmisión estricto con el valor de adquisición estricto, sin meter otras partidas que sí se tienen en cuenta en el IRPF. En el caso examinado, el contribuyente había computado dentro del valor de adquisición los gastos de urbanización obligatorios (fiscalmente, mejoras) y por eso la transmisión daba pérdida. Por eso protesta contra la liquidación de la PM. El Supremo dice que las mejoras no se tienen en cuenta para determinar el incremento de valor a efectos de la PM, en consecuencia, existe el incremento de valor y la PM liquidada es correcta.

Poco después llegó al Constitucional un caso que iba a cuestionar la opinión del Supremo. Se trata de la reciente Sentencia de 31 de octubre de 2019 que mencionábamos al principio. Merece la pena contarse con detalle. Los datos son reales. Se trata de un señor que en 2003 compró un piso por 66.111 euros y que en 2017 lo vendió en 70.355 euros (ambos precios según Escrituras). La ganancia era 4.244 euros. Pues bien, recibió una liquidación por la PM por importe de 3.560 euros, que es un 84% de la ganancia. A la persona le parecía algo fuerte; a nosotros también. Ahora bien, si se aplican los criterios del IRPF y se meten los gastos accesorios (Notaría, Registro, Impuestos…), que eran 770 euros, resulta que la ganancia real, la del IRPF, es 3.474 euros. De este modo, los 3.560 euros de PM son un 102% de la ganancia real. Es decir, echando bien las cuentas, resulta que la cuota a pagar por la PM es superior a la ganancia real obtenida. Dice el Constitucional que eso es confiscatorio y debe anularse.

Lo más importante de la Sentencia del TC es que permite recurrir a los criterios del IRPF para determinar si ha habido o no incremento real y, en consecuencia, si procede o no liquidar la PM.

Dicho sea de paso: ¿qué visión tiene el Constitucional sobre lo que es confiscatorio? En este caso la cuota del impuesto era el 102% de la ganancia real. Cuota anulada, y bien anulada, por confiscatoria. ¿Pero significa esto que alTC le parece bien una cuota de la PM hasta el 99% de la ganancia real? ¿No es confiscatorio tener una ganancia real de 10.000 euros y pagar una cuota por la PM de 9.999 euros?

Una trifulca ridícula

Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo están enzarzados en una trifulca ridícula toquiteando un impuesto que tiene muy poca defensa.  O se mide el incremento de valor conforme a la realidad del IRPF o se mide conforme a la ficción de la PM. Lo que no puede ser es mezclar agua y aceite, es decir, utilizar el IRPF para ver si ha habido incremento real y así dar luz verde a la liquidación de la PM. Pero siempre que la cuota de la PM no supere el importe del incremento real. Todo es absurdo.

Tampocoel IRPF mide el incremento real porque no tiene en cuenta algo tan importante como la inflación. Por ejemplo, comparar precios de venta de 2019 con precios de compra de 1990, a lo bruto, no tiene nada que ver con la realidad.Hay doble imposición

Doble imposición

Además de su planta poco presentable, la PM supone una doble imposición con el IRPF. En el IRPF se grava la ganancia patrimonial real total, suelo y construcción, derivada de la transmisión (aunque se olvida de la inflación). ¿Qué sentido tiene gravar por fuera aparte un incremento de valor del suelo calculado además a ojo de buen cubero? Que esa doble imposición existe está reconocido por la propia ley fiscal: hasta 1998 podía deducirse de la cuota del IRPF (donde tributaban todas las ganancias) el 75% de la cuota de la PM. Más claro, agua. Esa deducción desapareció a partir de 1999, pero sólo por razones puramente recaudatorias.

En el caso de las herencias y donaciones también hay doble imposición entre la PM y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En el caso de la herencia, no tributa la plusvalía del muerto (= la diferencia entre el valor de transmisión el día de la muerte y el valor de adquisición por el difunto). Pero eso es así porque el heredero debe tributar en el Impuesto de Sucesiones por todo lo que recibe valorado al día de la defunción. En ese esquema, liquidar la PM al heredero es una doble imposición.

Aunque el Tribunal Constitucional es bastante tolerante con la doble imposición, debe reconocerse que dicha doble imposición no es precisamente una virtud de un sistema tributario civilizado.

¿Qué hacer?

Ante este guirigay, los contribuyentes deben consultar a un buen asesor fiscal que les recomiende qué hacer frente a la PM. Hay gente que piensa que la PM está agonizando. Bastantes abogados aconsejan pagar y pedir la devolución. Desde luego, en caso de venta, si, echados los cálculos conforme al IRPF, no hay ganancia real debe solicitarse al Ayuntamiento que no liquide la PM. Lo mismo si la cuota de la PM es superior a la ganancia real o a un fuerte porcentaje de la misma.

Los ayuntamientos están confusos. Los contribuyentes también. El Gobierno no hace nada; está en funciones. A ver cómo termina esto.



Deja un comentario

  • ENVÍANOS TU CONSULTA
    ES TOTALMENTE GRATIS

    Desde Muñoz Abogados estamos para ayudarle. Envíenos esta solicitud y nos pondremos en contacto con usted

    *Todos los datos son necesarios

  • ENVÍANOS TU CONSULTA
    ES TOTALMENTE GRATIS

    Desde Muñoz Abogados estamos para ayudarle. Envíenos esta solicitud y nos pondremos en contacto con usted

    *Todos los datos son necesarios

  • ENVÍANOS TU CONSULTA
    ES TOTALMENTE GRATIS

    Desde Muñoz Abogados estamos para ayudarle. Envíenos esta solicitud y nos pondremos en contacto con usted

    *Todos los datos son necesarios

  • Política de Privacidad

  • IDENTIFICACIÓN DEL RESPONSABLE DEL TRATAMIENTO.
    • Titular: Antonio Muñoz Muñoz
    • DNI: 5670334Y
    • Dirección: Avda Rey Santo 8, 5ª Planta – Ciudad Real
    • Teléfono: 926 21 20 71
    • Correo: info@abogadosmunoz.com
    INFORMACIÓN Mediante la aceptación de la presente Política de Privacidad, el usuario (en adelante el “Usuario”) queda informado y presta su consentimiento libre, informado, específico e inequívoco para que los datos personales que facilite a través de la página Web Abogados Muñoz (en adelante, el “Sitio Web”) sean tratados por Abogados Muñoz. FINALIDADES DEL TRATAMIENTO Y PLAZOS DE CONSERVACIÓN DE LOS DATOS. Abogados Muñoz tratará la información que facilite el Usuario a través del Sitio Web conforme a las siguientes finalidades:
    • Gestionar el registro del Usuario, así como permitirle el acceso a los servicios ofrecidos en el área de Contratación, gestionar una cita, llevar a cabo la ejecución de los servicios contratados y el mantenimiento de la relación contractual. Los datos del Usuario serán conservados con ese fin durante todo el tiempo en que la relación contractual esté vigente y, aún después, durante todo el tiempo exigido por la legislación aplicable y hasta que prescriban las eventuales responsabilidades derivadas del contrato, a los efectos de la formulación, el ejercicio o la defensa de eventuales reclamaciones.
    • Gestionar, tramitar y dar respuesta a peticiones, solicitudes, incidencias o consultas del Usuario, cuando éste facilite sus datos a través de los formularios de contacto y direcciones de correo electrónico habilitadas al efecto en el Sitio Web o a través de los chatbots habilitados al efecto. Los datos del Usuario serán conservados con ese fin hasta que éste se oponga o revoque su consentimiento.
    • Gestionar el envío de comunicaciones comerciales, ajustadas a un perfil sobre su comportamiento y preferencias personales elaborado a partir de datos obtenidos de fuentes propias y de terceros, sobre productos y/o servicios de Abogados Muñoz por medios electrónicos y/o convencionales, cuando el Usuario lo autorice marcando la casilla correspondiente, a través de los formularios de contacto. En su caso, los datos del Usuario serán tratados conforme a dicha finalidad hasta se oponga o revoque su consentimiento.
    DATOS TRATADOS. Abogados Muñoz tratará las siguientes categorías de datos del Usuario:
    • Datos identificativos: nombre, apellidos, DNI, empresa, CIF.
    • Datos de contacto: dirección postal, dirección de correo electrónico, teléfono, etc.
    • Datos de características personales: fecha de nacimiento, sexo, nacionalidad, etc.
    • Datos de circunstancias sociales: estado civil, etc.
    • Datos académicos y profesionales: formación, titulaciones, etc.
    LEGITIMACIÓN DEL TRATAMIENTO DE LOS DATOS. El tratamiento de los datos del interesado por parte de Abogados Muñoz para llevar a cabo la prestación de los servicios contratados está basado en la ejecución del contrato, por lo que el suministro de los datos con este fin es obligado e impediría su cumplimiento en caso contrario. No obstante, el tratamiento de sus datos especialmente protegidos, el tratamiento de datos relativos a infracciones penales, está basado en el consentimiento del interesado, el cual se facilita mediante la aceptación de la presente política, marcando la casilla correspondiente. En caso de que el interesado retire su consentimiento, Abogados Muñoz no podrá prestar los servicios objeto de contratación. Por otra parte, el tratamiento de sus datos para el envío de comunicaciones comerciales basado en la elaboración de un perfil comercial está basado en el consentimiento, el cual otorga marcando la casilla correspondiente. El tratamiento para la realización de encuestas de satisfacción está basado en el interés legítimo de la compañía. Por otra parte, la legitimación del tratamiento para dar respuesta a las peticiones, solicitudes, incidencias o consultas del Usuario para el tratamiento de Currículum Vítae está basado en el consentimiento que se le solicita y que puede retirar en cualquier momento. Los consentimientos obtenidos para las finalidades mencionadas son independientes por lo que el Usuario podrá revocar sólo uno de ellos no afectando a los demás. RESPONSABILIDAD DEL USUARIO. El Usuario: Garantiza que es mayor de 18 años y que los datos que facilita a Abogados Muñoz son verdaderos, exactos, completos y actualizados. A estos efectos, el Usuario responde de la veracidad de todos los datos que comunique y mantendrá convenientemente actualizada la información facilitada, de tal forma que responda a su situación real.Esta página NO está dirigida a menores de edad y en caso de que Abogados Muñoz , sospechara o tuviera constancia en cualquier momento de un registro o envío de datos por un menor de edad, procederá a cancelar el registro e impedir el acceso o la utilización de los productos, servicios o contenidos correspondientes por dicha persona. Garantiza que ha informado a los terceros de los que facilite sus datos, en caso de hacerlo, de los aspectos contenidos en este documento. Asimismo, garantiza que ha obtenido su autorización para facilitar sus datos a Abogados Muñoz para los fines señalados. Será responsable de las informaciones falsas o inexactas que proporcione a través del Sitio Web y de los daños y perjuicios, directos o indirectos, que ello cause a Abogados Muñoz o a terceros. COMUNICACIONES COMERCIALES Y PROMOCIONALES. Una de las finalidades para las que Abogados Muñoz trata los datos personales proporcionados por parte de los Usuarios es para remitirles comunicaciones electrónicas con información relativa a productos, servicios, promociones, ofertas, eventos o noticias relevantes para los Usuarios. Siempre que se realice alguna comunicación de este tipo, ésta será dirigida única y exclusivamente a aquellos Usuarios que hubieran manifestado previamente su consentimiento a la recepción de las mismas. En caso de que el Usuario desee dejar de recibir comunicaciones comerciales o promocionales por parte de Abogados Muñoz puede solicitar la baja del servicio a través del enlace incluido en la comunicación electrónica o enviando un email a la siguiente dirección de correo electrónico: info@clausulasuelociudadreal.com DERECHOS DE LOS USUARIOS. El Usuario puede enviar una solicitud a través de correo electrónico info@clausulasuelociudadreal.com, o por correo ordinario a Avenida Rey Santo – 8 5C, Ciudad Real, con la Referencia “Protección de Datos”, adjuntando fotocopia de su documento de identidad, en cualquier momento y de manera gratuita, para:
    • Revocar los consentimientos otorgados.Obtener confirmación acerca de si en Abogados Muñoz se están tratando datos personales que conciernen al Usuario o no.
    • Acceder a sus datos personales.
    • Rectificar los datos inexactos o incompletos.
    • Solicitar la supresión de sus datos cuando, entre otros motivos, los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos.
    • Obtener de Abogados Muñoz la limitación del tratamiento de los datos cuando se cumpla alguna de las condiciones previstas en la normativa de protección de datos.
    • Solicitar la portabilidad de sus datos.
    Reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), a través de la web www.aepd.es o mediante escrito dirigido a la Subdirección General de Inspección de Datos de la AEPD, calle Jorge Juan, 6-28001-Madrid, cuando considere que Abogados Muñoz ha vulnerado los derechos que le son reconocidos por la normativa aplicable en protección de datos. Abogados Muñoz atenderá la solicitud e informará al Usuario sobre las medidas adoptadas en el plazo de un mes desde su recepción. Dicho plazo podrá prorrogarse un máximo de dos meses adicionales en caso necesario, teniendo en cuenta la complejidad y número de solicitudes. Abogados Muñoz informará al Usuario de cualquiera de dichas prórrogas en el plazo de un mes desde la recepción de la solicitud. Abogados Muñoz responderá a las solicitudes por el mismo canal utilizado por el Usuario, salvo que éste disponga otra cosa.
  • Desde Muñoz Abogados estamos para ayudarle. Envíenos esta solicitud y nos pondremos en contacto con usted

    *Todos los datos son necesarios